Archivo de la categoría: Bienestar

La enzima prodigiosa

Lo más importante que te puedo aconsejar para disfrutar de una vida larga y saludable es hacer lo que te haga feliz (aun cuando esto signifique que ocasionalmente no sigas mis otras recomendaciones).

Toca música. Haz el amor. Diviértete. Disfruta de los placeres más simples. Vive la vida con pasión. Recuerda que una vida feliz y llena de significado es el camino natural para llegar a la salud del ser humano. El entusiasmo lleno de alegría, más que seguir perfectamente una dieta, es fundamental para hacer que la enzima prodigiosa funcione a su favor.

Extracto del libro La enzima prodigiosa. Una forma de vida sin enfermar. Doctor Horomi Shinya.

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste seguro con tu cuerpo?

Si has tardado más de 5 segundos en tratar de responder esta pregunta, seguramente contestarás a esta más rápido:

¿Si pudieras cambiar cualquier cosa de tu cuerpo que cambiarías?

¿Qué pasaría si le hicieran la misma pregunta a unos niños que aún no tienen inculcados los cánones de belleza establecidos? Sus respuestas son verdaderamente admirables.

Si quieres verlo con subtítulos en español, recuerda que en la barra de herramientas que aparece abajo, una vez que le hayas dado al play, en la opción configuración, podrás seleccionar esa opción.

 

El parto natural que me sirvió de inspiración

No perdí el miedo al parto ni de un día para otro, ni por arte magia. Fue a raíz de conocer historias de alumbramientos fascinantes. Madres que han dado a luz a sus hijos como el mayor de los milagros, con entereza, naturalidad, templanza y sobre todo mucho amor. Hoy quería compartir con vosotros uno de los videos que más me ha inspirado para traer a Mateo a este mundo desde lo más profundo de mi corazón. Y no solo quiero dedicárselo a las mamás y futuras mamás, sino también a todos aquellos hijos que deseen recordar el valor que tuvieron sus madres para poder ser quiénes son ahora.

 

¿Por qué las cosas dejan de funcionar aunque las cuides?

Antes me frustaba cuando al poco tiempo de haber comprado un producto dejaba de funcionar. Pensaba, ¡si lo he cuidado mucho!, ¿Cómo es posible?. Ahora se la respuesta. Existe un convenio a nivel mundial que establece el tiempo que deben durar los productos que compras. Si tu lavadora, jersey o coche duraran de por vida, no habría consumo y en el mundo capitalista que vivimos, el sistema se iría al traste. ¿No has pensado alguna vez que con los numerosos avances a todos lo niveles que se han producido desde la época de nuestros abuelos, ya tendrían que haber descubierto la manera de cómo hacer que una nevera funcionara de por vida? Pero no interesa. Te pongo un ejemplo. Existe una bombilla que se encendió en 1901, y que desde entonces luce a la perfección. Si quieres verla, haz clic aquí. Ahora, están fabricadas para que duren un número concreto de horas. Así, cada poco tiempo irás al supermercado a comprarlas. No importa que cuides más o menos tu impresora, ésta incorpora un chip que cuando haces un número determinado de copias deja de funcionar. La primera vez que ví este documental fue hace 4 años, en mi máster de televisión, en una clase sobre cómo hacer un buen trabajo de investigación, con un buen contenido. Desde entonces, ya nunca volví a frustarme. No compro ni lo más caro, ni lo más barato, compro lo que se adecúa a mis necesidades. ¿Qué más da?, al final todo tiene fecha de caducidad. Bienvenidos a la obsolescencia programada.