Zumo de aloe vera y piña

Aloe-Vera-as-an-Anti-inflammatoryMuy pocas plantas tienen tantas propiedades como el aloe vera. Sobre la piel, tiene un poder antiséptico, cicatrizante, hidratante y regenerante. Pero, ¿que pasa si la ingerimos? Se ha demostrado que mejora la circulación, regula la presión arterial, promueve la curación de huesos y articulaciones, cura los daños de tejidos internos y úlceras, fortalece el sistema inmunológico, elimina el estreñimiento, defiende el organismo contra las bacterias, favorece la regulación de azúcar en la sangre, ayuda en la curación de la psoriasis, es anticancerígeno y, además, proporciona una sensación de bienestar y energía. Sabiendo esto, ¿a que esperas para tomar esta planta milagrosa?

Te propongo una forma ríquisima de comerla.

QUÉ NECESITAS

20140806_200802-Medio kilo de piña natural o de bote. Si es natural, cuánto más dulce, mejor.

-Medio litro de agua fría. Si no tienes agua fría no añadas hielo, deja que se enfríe en la nevera una vez preparado.

-Dos cucharadas de miel

-Dos hojas pequeñas de Aloe, o una grande

 

PREPARACIÓN

1. Pela el Aloe Vera. Primero quita los pinchos de los laterales con ayuda de un cuchillo. Después pela unos lados, y a continuación extrae el gel con ayuda de una cuchara.

20140802_094010

2. Si la piña es natural, pélala, quítale el corazón y pártela en rodajas.

3. Añade todos los ingredientes y tritura a máxima velocidad en una batidora o en thermomix hasta que quede una mezcla perfectamente homogénea.

4. Sirve muy frío

IMG_20140815_072219

CONSEJO

Una vez hecho el zumo, las hojas aún conservan gel, así que puedes restregarlas en tu cara o tu cuerpo para aprovechar todas sus propiedades.

Yo ya tengo mi plantita de Aloe Vera en casa y no necesita mucha atención. Estos son sus cuidados básicos:

1. Basta con regalarla cada 20 días más o menos. Eso sí, siempre muy poca cantidad. Uno de sus grandes enemigos es el exceso de agua.

2. Cuidado con las heladas, no soporta temperaturas inferiores a los 10º. Por este motivo, yo la tengo en una maceta, para en invierno poder trasladarla al interior de la casa.

3. Si la plantas en maceta, mejor que sea de barro, y no de plástico. Si lo haces en la tierra debes dejar una distancia de dos metros entre una planta y otra.

4. Puedes multiplicar tu planta mediante los hijos que le nacen alrededor. Cuando estos tengan una altura de cuatro dedos, se han de separar de la planta adulta. Lo podemos hacer de dos maneras: Hurgando con los dedos, hasta encontrar la unión de madre e hijo, y la otra, sacándola totalmente de la maceta, separándola de la madre con más precisión y con todas sus raíces.

5.  No se puede regar durante las dos primeras semanas después de su transplante. Cuando nacen los hijos y los trasplantamos a otra maceta, se dejan secar las heridas durante un par de semanas, sin exponerlos al sol directamente.

6 . Para recolectarlo, debes hacer el corte sobre las hojas más bajas, exteriores y más próximas a la tierra, porque son las más viejas y tienen concentradas todas su propiedades curativas.

7. Para aprovechar todas sus cualidades, la planta ha de tener mínimo 3 años.

Si te ha gustado dale a “seguir” en mi página de facebook  https://www.facebook.com/blogvictoriamoradell

O sígueme en:

Instagram http://www.instagram.com/todovaasalirbien

Pinterest http://www.pinterest.com/victoriamoradel

Twitter @victoriamoradel

¡¡Muchas gracias!!!  ¡¡¡Hasta pronto!!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s